Literatura de quiosco y juegos - Pilar García Carcedo y Begoña Regueiro, UCM

Desde principios del siglo XX las revistas infantiles, los tebeos y los cómics juveniles ocuparon un lugar importante en la promoción de la lectura en España. Para fidelizar al público, las revistas infantiles tenían múltiples secciones innovadoras relacionadas con el humorismo y la exploración de lo imaginario y absurdo. La implicación de los mejores autores del momento en ellas indica la importancia de los niños como potenciales lectores. 

En cuanto a los tebeos juveniles, surgieron como suplementos de revistas de adultos (por ejemplo, “Gente Menuda” en Blanco y negro). Algunos de los que circulaban por España eran de procedencia americana, como Flash Gordon, y sus héroes se hicieron muy populares, mientras que los tebeos originales españoles eran humorísticos y contenían protagonistas antihéroes, como Mortadelo y Filemón

También en el terreno de lo lúdico encontramos una gran herramienta para fortalecer la competencia lectora en los juegos y los juguetes, primero, con una función de asimilación por repetición y, con los años, más creativa y crítica.